Contacto


14 ene. 2021 —

Cómo encontrar al socio de servicios profesionales más adecuado para tu transformación digital

La mayoría de los integradores de sistemas tradicionales prestan servicios profesionales para la nube, buena parte de los cuales están adaptados a sectores concretos, como la educación, el comercio minorista y los servicios financieros. Sin embargo, muchos grandes proveedores de telecomunicaciones también cuentan ahora con sus propias divisiones de servicios profesionales. Y, dado que los proveedores de infraestructura y aplicaciones ofrecen asimismo consultoría específica para la nube, las empresas se enfrentan a una elección cada vez más desconcertante a la hora de elegir al socio adecuado.

¿Entonces, qué debe valorar una empresa a la hora de decidir con qué proveedor de servicios profesionales quiere trabajar y cuáles son los errores que tiene que evitar?

 

El catalizador de la transformación digital

Un meme muy popular en el sector plantea la siguiente pregunta:

¿Quién lidera la transformación digital en su empresa?

  1. El CEO
  2. El CTO
  3. La COVID-19

Y la respuesta es siempre C. Aunque se trate de una broma, hay algo de verdad en ello.

Es difícil negar que la pandemia del coronavirus ha impulsado una mayor y más rápida inversión en tecnología por parte de las empresas. Eso responde a la necesidad de poder seguir trabajando –y prosperando– en un mundo en el que los lugares de trabajo y la forma en que las personas consumen las TI han cambiado drásticamente, y tal vez para siempre.

La evidencia de este cambio impulsado por la pandemia se basa en mucho más que anécdotas. Una investigación reciente de Studio Graphene revela que casi la mitad (46 %) de los encuestados afirman que la COVID-19 ha provocado "la transformación digital más radical de su historia". Gartner predice que, en 2025, más del 75 % de las grandes empresas recurrirán a consultores externos para desarrollar sus estrategias de cloud computing (frente al 40 % que lo hicieron en 2019); y el 85 % contratarán a proveedores de servicios externos para migrar sus aplicaciones a la nube (frente al 43 % en 2019).

Y, aunque la actual situación mundial no ha hecho más que acelerar el viaje por un camino que la mayoría de las empresas ya estaban recorriendo, existe el riesgo de que pueda conducir a implementaciones precipitadas. Esto puede provocar errores, inversiones equivocadas o, peor aún, que las empresas caigan en la “falacia del coste hundido”. También conocida como “falacia del Concorde”, se refiere a aquella situación en la que la dirección de una empresa sigue destinando recursos a una solución que no tiene ninguna posibilidad de salir adelante, solo por justificar el dinero que ya se ha gastado en ella.

Pero la situación actual también ofrece una valiosa oportunidad para hacer un balance de las medidas adoptadas a toda velocidad para responder a la oleada inicial de la COVID-19 e identificar las mejores prácticas aprendidas. En este sentido, puede afirmarse que nunca ha sido mayor la necesidad de servicios profesionales que abarquen los requisitos de redes, comunicaciones y nubes de las empresas, teniendo siempre la seguridad como norma.

 

Externalizar el problema, no la responsabilidad

Como decíamos al principio, casi todos los integrantes de la cadena de suministro de tecnología ofrecen servicios profesionales. ¿En ese caso, cómo pueden los responsables de la transformación digital de una empresa tomar las decisiones correctas sobre la tecnología que necesitan? ¿Y quién puede proporcionarles la orientación adecuada para apoyarles, cuando están sometidos a más presión que nunca para seguir el ritmo de los cambios? Simplemente, deberían pensar con la mentalidad de un responsable de selección de personal.

Cuando hay que contratar a un nuevo miembro del equipo, sin duda siempre se tiene en mente a un candidato ideal. Alguien que cumpla con la descripción del trabajo y pueda demostrar habilidad y experiencia más allá de su curriculum. ¿Cuándo fue la última vez que tu empresa se saltó alguno de estos pasos, es decir, contrató a alguien sin la formación o experiencia adecuadas, no le sometió a una entrevista ni comprobó la veracidad de su CV, y simplemente optó por el candidato que pedía menos dinero? ¿Cuál fue el resultado?

Apliquemos esta metáfora a la contratación de servicios profesionales. La elaboración de una declaración de trabajo (SoW por sus siglas en inglés) exhaustiva (el equivalente a la descripción del puesto de trabajo) proporciona un marco para evaluar a los socios y les permite presentar una propuesta adecuada (que sería su CV). De esta manera, se evita la preselección de candidatos basada en promesas y soluciones pergeñadas en el último momento. O el riesgo de optar por el primer proveedor que entre por la puerta y prometa resolver los problemas a cambio de lo que parecen –a primera vista– unas tarifas razonables.

A veces, estas SoW son de muy alto nivel y definirlas con suficiente precisión requiere una colaboración con el proveedor; es algo parecido a lo que sucede cuando aparece un candidato con habilidades excepcionales y se le somete a un periodo de prueba elaborando conjuntamente la descripción del puesto de trabajo de su nuevo cargo.

Cualquiera que sea el enfoque, la responsabilidad compartida es una característica clave para lograr el éxito en la colaboración con los proveedores de servicios profesionales. Pero, llevando la metáfora de la contratación aún más lejos, el rendimiento de tus empleados es un reflejo del rendimiento de tu empresa. Lo mismo sucede con el socio de servicios profesionales al que confías tu viaje de transformación digital. Cuando un tercero tiene en su mano la posibilidad de encumbrar o hundir tu negocio, no puedes permitirte el lujo de renunciar a tu parte de responsabilidad.

 

Lista de verificación para contratar servicios profesionales de transformación digital

¿Por tanto, en qué aspectos debes fijarte para elegir a tu socio de servicios profesionales?

Necesitas un actor con experiencia, alguien que pueda demostrar muchos años de entrega de proyectos de éxito, incorporando tecnologías y metodologías específicas de nubes, redes y comunicaciones. 

Busca a un socio que hable tu idioma. Tanto literalmente como en sentido figurado. ¿Tiene experiencia en tu sector y en negocios como el tuyo? Si su empresa es global, ¿cuenta con presencia local en las mismas ubicaciones?

Insiste en que tu socio diseñe la mejor solución para tu empresa, en lugar de ofrecerte opciones dentro de un conjunto limitado de servicios. Si dispone de alianzas estables con otros proveedores e incluso de tecnología propia, es más probable que un socio de servicios profesionales pueda garantizarte que las necesidades de tus clientes, empleados y otras partes interesadas sean satisfechas por los proveedores más sólidos y versátiles.

¿Es un verdadero experto con el que puedes hablar de tú a tú y del que puedes aprender? Los servicios profesionales son más fáciles de vender que de entregar. Existe una gran cantidad de herramientas gratuitas o de bajo coste que, a simple vista, parecen cumplir casi todos los requisitos. Pero a menudo son enormemente limitadas, solo resultan adecuadas para un determinado tipo de negocio (por ejemplo, microempresas o pymes) y no ofrecen ninguna de las garantías de fiabilidad que son un requisito previo para cualquier empresa que desee estar orientada a la tecnología, en lugar de ser una mera usuaria de tecnología.

 

Para saber más

Telefónica, en colaboración con Frost & Sullivan, ha publicado recientemente un informe sobre los errores a evitar en los procesos de transformación digital urgentes impulsados por la COVID-19, utilizando como ejemplo las comunicaciones unificadas como servicio (UCaaS). Las advertencias que contiene se pueden aplicar a cualquier despliegue de la nube y las lecciones ofrecidas deberían ser tenidas en cuenta por cualquier empresa que esté interesada en aprovechar el valor de los proveedores de servicios profesionales sin el peligro de acabar incurriendo en costes, retrasos y riesgos injustificados.